sábado, julio 04, 2009


alfredo jorge maxit /poeta de palabras inaugurales /colón /entre ríos / argentina















Poemas de cada uno de sus libros y dos poemas inéditos


LAS VENTAJAS DEL BÍPEDO

Hace cosa de cuatro
a siete millones de años
alzaron del suelo
los ancestros.
La sabana ecuatorial
del África promovía
la posición erecta.

Un bípedo bien puede
respirar más aire
proveerse de víveres
agrandar el cerebro
multiplicar
arma por arma.

Un cuadrúpedo, en cambio,
anda demasiado cerca
de la muerte.

(De: Entreluces, 1996.)



CLASE DE LENGUA


No se sabe muy bien qué fue primero.
Si el ¡ay!, el ¡oh! - dolor, asombro -,
el verbo que es acción - subir, comer -
o el sustantivo cosa: árbol, fruto.
Sí, que vino después el adjetivo
a sumar precisión y matiz:
alto sol, débil lluvia, luna llena.
Y que fue anteayer, aquí, en algún
lugar del fiel planeta azul,
entre las circunstancias del adverbio.
La conjunción unió hombre y mujer,
piedra y zorzal y la preposición - en:
rosa con espinas -, subordinando
al término, protegió a la flor.
Prodigio de la lengua y del habla
que nos devino el ser a ti, a mí,
a ella, a él, al ello,
a nosotros,
frágiles pronombres.


(De: De Lengua y Literatura
Y Poemas de aquí y ahora, 2001.)




CIELOS ROTOS

Ahora el cielo está tan cerca
que rompe de luz por la ventana.
Pasarán como ahora pasan
los autos debajo del otoño
y volverán las horas a encontrarse
con los puños cerrados
en las cortadas de los titulares
o sin gana ninguna
de componer la intimidad
de los espejos.


(De: Con las palabras, 2005.)



EMPECINAMIENTO
Vivir es mediar con las distancias.

Siempre hay un intento de la mano o el ojo
por retener las espumas, la brisa,
la salutación colibrí sobre la rosa,
el porvenir del cántaro que rompe.
Siempre hay un empecinamiento Sísifo
que compensa el sudor, cuando regresa,
con resquicios de arena entre los dedos.
Siempre. Un empecinamiento más.
Acto fallido. Adverbial mediación
que nos protege.


(De: Des/habitaciones, 2006)



GÉNESIS


Adán sueña una costilla
cuyo nombre ignora.
Eva sueña que una ráfaga
en un cuerpo la incrusta.
Tampoco ella sabe cómo
se nombra lo que sueña.
Cada uno sueña que los dos
están frente a un espejo.
Cada uno sólo al otro ve,
solo.


(De: Sombras de luz, 2007)



MEDIDAS

Mide el hombre las cosas
pero no es la medida.
Año llama a la vuelta azul
de la esfera prendada del sol.
En otro tiempo juntaba lunas,
crecidas de río, lluvias redondas.
¿Qué circuitos nombrará
bajo el cielo universo?
Más allá de la esfinge futura
de las migraciones, lágrimas
y risas circularán el rostro
de Adán desterrado.


(De: En tránsito, 2008)



REGRESO

Odiseo tal vez fuera el hombre,
aunque a su barca no subieran
las sirenas del sueño. O fuera
tal vez, el anónimo Hijo
de la azarosa prodigalidad
de los días. Acaso no lo aguarde
Penélope o el Padre, ni deje
Telémacos o no tenga un hermano
que reclame un cordero. Vuelto él,
Anteo minúsculo, de las manos
de Heracles sin gloria, a los brazos
de Gea bajo el árbol
del Cielo.

(Colón, noviembre 2008. Inédito.)



RITO

Sobre la yerba, el agua. Una mano
sostiene, la otra vuelca la misma sed
que el cielo vuelve a las fuentes.
Mojado o no mojado el trompo,
solariano rota.
Sobre la yerba, el agua. Una mano
invisible tras el rito.


(Colón, febrero 2009. Inédito.)

3 comentarios:

julia del prado morales dijo...

el tiempo avanza y ese tiempo lo pinta este poeta en sus versos, magistralmente, abrazos de Julia

LUMPENPO dijo...

Precioso poema GÉNESIS del tamaño exacto del paraíso en su grandeza solitaria. Adán sueña una costilla cuyo nombre ignora...bien, bien. saludos Dark Poet por regalarnos estas gotas de asombro que pertenecen a Alfredo Jorge Maxit.

Anónimo dijo...

una alegría grande reencontrarme con Alfredo, que desde la ribera del Uruguay habla a todo el mundo con sus versos.
desde la ribera del río Negro, Fernando GC