domingo, junio 03, 2007

aldo luis novelli /poeta in-mundo /neuquén /patagonia /bordes del desierto
















Más de
Estúpidos mirones de televisión


Pájaros en el desierto

Este bar me gusta
tiene un aura a viejos delirios
marcas en las mesas de amores perdidos
manchas sangrientas de historias trágicas o celos violentos
y un inconfundible olor a fritanga.
Este bar me gusta sin remedio.

Hay pájaros en el vaso de cerveza
que tengo en la mano,
están aleteando con frenesí
se golpean contra el vidrio opaco que los encierra,
me divierto mirándolos,
pero mi sed es más grande
que una manada de choiques en el desierto.
Voy a beberlos
beberé pájaros salvajes
para aliviarme
para salir a buscar mujeres pequeñas
o grandes hembras
pero locas amantes de los pájaros
mujeres agrestes que vuelan sin destino
o caminan sin tiempo.

Los pájaros siguen vivos en mi cuerpo
picotean mis vísceras
beben de mi sangre,
estos pájaros silvestres me excitan
se arremolinan en mis genitales
elevan mi sexo al cielo,
tienen la tibieza de su vulva
las alas como labios
y el aroma de su piel desnuda.

Estos pájaros hacen lo que quieren
con mis días y sus noches
pero yo sigo bebiendo
en el copetín al paso
de esta ruta que cruza la tarde
como un tajo en medio de la fría estepa,
sigo bebiendo
hasta saciarlos de alcohol
hasta emborracharlos de desolación,
mientras ellas
allá afuera
vuelan bajito esperando por mí.




Boquita

Ayer vi unos tipos que iban en mionca
gritando con banderas y contentos
- debe haber ganado boquita – pensé.
Y después pasó un colectivo lleno de tipos
gritando con cara de felicidad
- seguro que ganó boquita – dije.
Y al rato tres camionetas cargadas al mango
de tipos gritando casi desesperados
- ¡que grande boquita! –.
Y atrás venía un Valiant II aplastado
por los tipos que venían adentro
gritando como locos
-¡ídolos!- les grité
con la bolsa de pan y el tetra
y levanté la mano con la “V” en alto/
y me puse contento de la alegría ajena
y de mi propia alegría/
y justo pasó un Dodge Polara
pintado bordó antioxido
y un flaco asomado a la ventanilla gritó:
¡VIVA LOPECITOOO!...

Y entonces me di cuenta que iban a morfar
un chori y una coca al estadio Ruca-Che/
y me puse a pensar
que si el conocimiento nos hace libres
como decía ese griego charlatán/
la ignorancia nos para el hambre
¡CARAJO!
y me sentí mal
aislado del mundo
afuera de la fiesta/
por esta maldita costumbre
de querer saber más de lo necesario/
y enterarme que Lopecito
los va a echar a patadas
y los mandará a comer ¡MIERDA!
o tendrán que reventar al almacenero de la esquina
para tomarse un torito tinto con fideos al tuco/
cuando el bueno de Lopecito...
sea presideeeenteeee.



El sueño del poeta

Cuando el poeta lee
hay aplausos a rabiar
algunos histéricos abucheos inaudibles
gritos y ovaciones/
tipos enloquecidos y vítores demenciales/
y dicha sea la verdad:
el poeta no lee muy bien/
ni sus poemas son para enardecer a vastas concurrencias
y mucho menos el tipo es un poeta
tocado por la fama o los honores de sus pares.
Pero hay que reconocerlo
nobleza obliga
cuando el poeta lee
hay energúmenos contra el alambrado
dispuesto especialmente para cuidarlo
oyentes fanáticos con ojos desorbitados y manos desesperadas
golpes en las mesas y cerveza volando por el aire.

Es una bacanal romana en medio de un mundo que se cae a pedazos.

Un solo detalle colabora en esas circunstancias
en que leo mis dolientes artefactos como si fueran grandes poemas
dos elegantes señoritas muy agraciadas
o sea un par de hembras que rajan la tierra del inmenso salón
se van desnudando a medida que los espectadores
aplauden y reclaman interminables bises.



Recompensa

He decidido acabar con esta vida disipada
convoqué a todas mis amantes actuales y pasadas
a mis novias y mis ex-esposas a un gran salón
el mismo día y a la misma hora
aparecí vestido de traje blanco y les dije:
"ustedes no se conocen
pero han sido o son mis gatitas,
quiero anunciarles que he decidido abandonarlas"
y me retiré antes del caos.

Sé que han formado un club de anti-fans
y me declaron "persona no grata".
otras me denunciaron a la fiscalía
por abandono de placer
las menos, se agruparon en una asociación
llamada "lesbianas tristes y abandonadas"
y emitieron un comunicado de "muerte al abandónico"
y abajo colocaban mi nombre.
Aparecieron pintadas en los paredones de la ciudad
"Recompensa de $ 1.000, al que elimine al desgraciado"
y el desgraciado era yo, por supuesto.

Por eso ahora soy otro
he cambiado mi identidad por la de un poeta serio y formal
ahora me hago llamar aldo luis novelli
y estoy haciendo todo lo que dictan las buenas conciencias
de la gente seria y circunspecta como la aquí presente,
para convertirme en un poeta famoso y respetable.
Estoy escribiendo poemas de amor y odas a la naturaleza
soy feminista, indigenista, defensor acérrimo del tercer sexo
del cuarto del quinto y de todos los que vengan.
Doy conferencias sobre la poesía femenina, la etnocultural
y la poesía de los indios kubala de africa oriental.

Pero debo confesarles una cosa
no veo la hora que toda esta campaña de marketing
que me han diseñado los asesores de imagen
para poetas candidatos al premio Nobel
termine de una vez por todas.
Me he enterado que las chicas del cabaret
han puesto un cartel en la puerta
"Se busca a nuestro amigo, vivo y sediento
recompensa dos whiskies y una mamada".-




Ofrenda

Yo soy ese tipo que ha cometido la osadía
de creerse poeta por unos instantes
esas efímeras eternidades que me tornaron insoportable/
y excavó con desesperación en el fondo de la noche
buscando palabras desconocidas
para dárselas al mundo en una jauría de gaviotas.

El que arrojó piedras a vagones ajenos de trenes inalcanzables
que cruzaban el oxidado horizonte del desierto/
el que pateó pelotas de trapo envueltas en viejas medias
en un potrero de cardos rusos gigantes y vientos furibundos/
y corrió entre cigüeñas negras y alacranes amarillos
para calmar la sed de infinito y el hambre de mujer.

El tipo que se dejó crecer la barba
y lanzó volantes rojos en el aire espeso de la ciudad
como un acto de rebeldía en medio de la derrota.
El que recorrió bares y cabarets
buscando a la hembra más puta del mundo/
y terminó durmiendo sobre las mesas
la borrachera de todos los poetas malditos de la historia.

Yo soy el pastor de ovejas descarriadas
adicto a las sombras bajo la gran luz.
El lobisón que se hizo hombre
en una noche de incontables lunas sin cielo.

Yo soy la oveja que se comió al lobo.

Yo soy ese tipo que llaman padre
el santo padre putativo corruptor de menores de espíritu
adúltero de vírgenes endemoniadas exorcista de toda estupidez.
El que cura las llagas de mujeres en pena
místico sanador de seres vulnerables de corazón.

Yo soy el dador de semen/ el precario proveedor de cielos.

El que camina bajo la noche en callejones oscuros
y hace discursos salvadores para un tiempo desquiciado
entre multitud de cartoneros/ desterrados y borrachos que aplauden y ríen
mientras las cucarachas observan la escena desde prudente distancia.

Yo también soy el tipo
que ha cometido la estupidez de escribir este poema/
él mismo/ que tiene ahora la insolencia de ofrendárselo a ustedes
como un brusco zarpazo en la voz del silencio.



Publicar un comentario