jueves, octubre 23, 2008

sergio sarachu/ poeta del suspenso/ neuquén/ argentina












Sus pensivos (fragmento)

Marcha

(...) fuego en el pupitre de la voz,
es la marcha.
Metástasis de la partida: la espalda como hasta luego.

El calendario del diente abre su ojal,
embaraza las especias de un boleto. Lo pone a tiro.
Lindante con la lógica del agua,
de oferta en oferta vamos.
Se trata de dejar aquí lo que acerca demasiado
-mudar de pezones intravenosos-.
Allá la tentación de lo que no aleje,
porque cambiarlo todo es la patria definitiva,
residuo orgánico del domicilio.

Ya en camino.
Ya el ojal trizando la cordura.
Los pañuelos se organizan en la garganta
-podría ser jueves-.

Salir aturdido de avenidas en celo
y calzarme unas ciudades a la pasada (...)





Frío

(...) en los escalones de este frío y por debajo de ellos
andamos como vinimos.
Sanos de vientre, de esperma, de armonía entre las letras.

El frío se arrodilla frente a mí.
Mira sin sol, sin echar mano a un agosto,
sin septiembres en la guantera.
Arrodillado, soplando el humo de mis pasos,
me ha sitiado otra vez.

Avanza lento. Paraliza la quietud.

El frío aun (…)


Algo de sur

(…) la arena y el valle son un vicio. Cateterismo del sur
que nos hace universales.
Aún parados en el ombligo de Santa Cruz,
de Chubut, de cualquier Patagonia que se precie,
somos mar y valle y desierto y cordillera.
La piel crece ordeñando la vida,
relojeando la nieve, el chaparrón, la fruta de carozo.
Masticamos distancias sin llamar la atención
y –disimuladamente-
hundimos la mano en el cráter del Copahue para escribir en Lapataia:
algo de sur somos todos
para no caernos (…)



Iniciales

(…) hoy la montaña no tiene las iniciales de tu piel.
Deletreo tu pelo fileteando rulos en mi hombro
y con la primera nube te llevás hasta mi sombra.
Escapo disfrazado de hombre entre los alerces
y te sirvo mi vagina para que bebas tu propia sed.

Escribo con algas y ladrillos de Cabo Raso
y no estoy allá.
No son mis manos las que juntan piedras blancas del río Manso.
Acuesto mis fotos en el valle del Chubut,
duermo en Gaiman, desayuno en Playa Unión,
navego tus labios con los durmientes
que pusieron paisanos y galeses en el desierto.

No soy yo ni estoy conmigo.
Mi garganta está sentada en un bar de Zapala
donde quiero escribir poesías para huir de mí,
de la sombra que te llevaste,
de esas iniciales con 35 grados que dejaste en la montaña
cuando nevabas con junio en mis alambres (…)



Retrato

(…) el retrato de tu olor está tendido sobre la nube.
Mira el domingo con fotos de sábado,
deja su costado en mis labios
y se hace bostezo
o carcajada.
Habla por lo bajo de los días que vendrán,
del trozo de un viernes
cuando por fin agosto fue un sol a quemarropa.
Todo lo demás es el retrato de tu olor
arqueándose en el reloj con asma
que gira alcoholizado y mudo.

La noche hace que tu olor sin vos desaparezca.

Aun sin viento
vuela en la correntada
y se disuelve en las migas del lunes,
como un (…)

Publicar un comentario